sábado, 24 de mayo de 2008

Aproposito del botellón.



Es estupendo que halla vida,variedad y mezclas. Comienzo por un refrán: -Quien siembra tormenta,recoge tempestades. Va por los padres y tutores de toda la juventud(entre los que me incluyo)que van de fiesta y botellón,y son incapaces de recoger lo que han traído. Para disfrutar de privilegios también hay que ser merecedor.El tomar unas copas en una fabulosa plaza en esta época,es un disfrute de relaciones sociales,esto se deforma cuando no se controla la retirada de este acontecimiento.Es decir: Que tampoco hay que beber como para no ser capaz de abandonar el lugar como un estercolero,dejándolo como estaba y quisiéramos encontrarlo es el modo de verse con mejores ojos. Otro tema delicado es la contaminación acústica en general,que nos resta concentración. Creo que para esta actividad de ocio,deberían destinar sitios adecuados y dejar de tomar el pelo a la gente.Porque todos en algún momento hemos disfrutado de tertulias,debates,risas y cachondeo,acompañados de unas copas o no,al aire libre sin terrazas artificiales ni cobros abusivos por beber piscolabis de dudosa procedencia.Hay que fomentar a los que vienen detrás a recoger lo que se deja tirado.La globalización de este tema esta en la conciencia de cada uno.

21 comentarios:

Adriana Paoletta dijo...

Hola escribade la sinceridad:

garcias por visitarme y espero que la escritura pueda exsorcisar tus miedos y fortalecerte para encontrarte más allá de la oscuridad.te regalo un afrase de las Upanishads( textos antiguos de la india)
"condúceme de la oscuridad hacia la luz,de la muerte a la resurrección"
un abrazo
adriana

el escríba dijo...

Gracias Paoletta! Por ahora me voy conformando con cerrar los ojos y sentir la existencia. El miedo y el dolor ayudan a superarse y crecer interiormente. Las asanas me han limpiado y me ha quedado lo aprendido.Equilibrio,elasticidad y concentración es lo que me hace ver luz donde no la hay. Bueno! ,,siento que podría hablar contigo,largo y tendido. Acudiré a tu blog para ilustrarme e empatizar con la claridad.

el trampero dijo...

Ya lo hacían los conquistadores españoles cuando fueron en busca de El Dorado. Dejaron aquello perdido de bolsas y botellas junto a una mezcolanza pegajosa de licores varios.
La historia se repite.
El botellón, gran fenómeno social donde los haya.
¿Como serán los botellones del futuro? ¿Habilitarán alguna estación espacil en desuso para investigar los efectos del alcohol en los jóvenes en ingravidez extrema?
Creo que las investigaciones sobre si se puede vivir o no en Marte es una tapadera para desterrar los botellones al planeta rojo...

Salud!

El profesor Gafapasta dijo...

El problema empezó cuando prohibieron que los menores de edad consumieran en los bares. Ahí se creó el botellón, actividad lúdica y social que no puedo recriminar aunque muchos protesten por ello. Concluyendo: prohibir no es nunca la solución.

Un saludote.

goloviarte dijo...

gracias por tus comentarios,ademas me gustaría que colocases tu blog en aquiestatublog ,pues me parece que tendrás un buen blog en la blogosfera,y en cuanto a lo de mis cuadros,no te preocupes,esperare jejejej
un saludo

Gryk dijo...

hay que recoger lo tirado y no tirar...
estoy totalmente de acuerdo

tumejoramig@ dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Los botellones existieron, existen y existirán siempre, no sólo por el ahorro que supone, sabes lo que bebes, estás en libertad, las risas, la complicidad, la música, el conocer más gente, todo se hace parte de una forma de pasar un buen rato entre amigos. Los hay que desfasan, cierto, pero eso ha ocurrido en todos los tiempos.
En mi época utilizábamos las bolsas del super para tirar ahí las botellas, latas, vasos y luego los llevábamos a algún contenedor cercano. Había redadas policiales y eso en vez de molestarnos, nos hacía sentir protegidos, de alguna manera (eran otros tiempos). No habían sitios habilitados para ello, podían hacerse en frente de la propia licorería, o en sitios donde podíamos divisar la ciudad. Luego habían sitios que se estaban urbanizando y donde no se molestaba a los vecinos, así que los que tenían vehículos 4x4 hacían verdaderas exhibiciones en los montículos de tierra que allí habían.
Creo que los chicos que hoy hacen botellones lo seguirán haciendo, lo importante es que nosotros, los padres, tíos, amigos, pongamos un poco de nuestra parte para que dejen todo casí como lo encontraron... porque no hay que olvidar que aunque se tornen rebeldes, de alguna manera nos imitan.
Me gusta lo que voy leyendo de tí, no solo lo del blog, sino lo que comentas, y te agradezco el comentario que has dejado en mi blog!
Un abrazo

My Pink Chewing Gum dijo...

gracias :)
tienes muy xulo el blog eh
un abrazo

Belén dijo...

Cuando se llega a algún nivel etílico, ya no hay razón que valga, esa es la pena...

Y si, se queda todo echo una pena :)

Besicos

Lilith dijo...

Tienes un blog interesante. No conozco a mucha gente a la que le guste Juan Salvador Gaviota. Siempre he pensado también que "la vida tiene que ser algo más que pelearse por una cabeza de pescado". Un saludo.

JackDaniels dijo...

Muy cierto lo que dices sobre el botellón, las fotos de la barra lateral muy guapas y el blog en general un rato interesante, me ire pasando ;) un abrazo


http://coldassboyz.blogspot.com/

Isidora dijo...

aquí una receta desde el sur de Chile para el disfrute antiglobalización: agarras un melón, le haces un forado arriba, en la tapa, le sacas las pepas y raspas un poco con una cuchara. Vino blanco del más barato, azúcar y hielo. Un rato de reposo y listo! Espero que encuentren melones....salud!""

goloviarte dijo...

escriba ya conoces aquiestatublog,pues ya has dejado un comentario en el,aunque tiene un dominio que es diferente al nombre del blog,jejej
bueno para que veas,ya te añado yo sin que des los pasos de los demás,sera un placer
saludos

propenso dijo...

Oye sipo, siempre cuando estamos con mis amigos pensando donde beber algunas cosas decimos que deberían haber plazas de carrete o casas establecidad y patrocinadas por el gobierno.
Así como en Amsterdam hay plazas para fumar marihuana, como acá eso ya sería demasiado para nuestra sociedad, solo pedimos plazas para beber.

Yap, saludos y buen post. Me dejo pensando.

Francis G. Weimberg dijo...

Como en casi todo, lo primordial para no llegar a tales extremos, es la pedagogía; en la educación que se mama, en las doctrinas que se aprenden cuando uno está receptivo a saber cuáles son los comportamientos correctos en sociedad, está la clave del futuro éxito.
Personalmente no me molesta en absoluto que los jóvenes se reúnan en una plaza para beber, relacionarse y pasarlo bien a su manera, y estoy completamente seguro de que la culpa de la falta de civismo, no es achacable a ellos, sino a sus modelos a seguir (llámeles padres, tutores, profesores, etc)
Por lo que he leído más abajo de usted (y cambiando de tema) me ha caído bien, y estoy seguro de que podremos mantener charlas muy interesantes.
Un saludo.

los retales de Luisa dijo...

Muy buenas noches paso a dejarte un saludo y darte las gracias por tu comentario en mi blog .Ya me pasaré con más calma por tu rinconcito .Un beso

mreina dijo...

Interesante blog, voy a darle una buena miradita.

Iris dijo...

Gracias por pasarte por mi humilde blog. El tuyo está muy interesante. Hecharé un vistacillo. Podría opinar sobre lo que has escrito que a proposito es la mar de intereante pero me noto como en una especie de momento onirico. Ya que la gripe y la fiebre mezclado con los medicametos y la resaca de que anoche hize botellon (mira tu por donde..) no me deja ni pensar. Veo mi muerte muy cerca.



Saludos !!

Pedro dijo...

Poner solución a este tema es algo costoso, trabajoso y lleva tiempo, algo que ningún político se puede permitir. De ahí que siempre acudan a la solución sencilla: o no hacer nada, o prohibir a todo el mundo por igual. Cuando todos sabemos que el problema lo generan sólo unos cuantos vándalos que no saben comportarse (porque nadie les ha enseñado), mientras que el resto, la mayoría, son gente sana, con ganas de tomarse unas copas charlando con los amigos sin molestar a nadie.
Me ha alegrado mucho tu visita; me ha permitido conocer el blog tan interesante que tienes.
Seguiré por aquí.
Un saludo.

Magnusson dijo...

El único problema del botellón son los vecinos que lo sufren, tiene que ser un martirio ..., por lo demás y la mierda que se queda detrás pura falta de educación y pienso que vemos cada día peores consecuencias, la mierda puede limpiarse ...

Un saludo.

Dita Ciccone dijo...

el choque generacional ahí está, enriquece y da sentido a la vida. Pero también hay que hacer las cosas sabiendo dónde están los límites, y con respeto hacia los demás, y hacia uno mismo, que es tan o más importante...
Un beso