domingo, 25 de mayo de 2008

David Lean (1908-1991) llevó al cine en 1948 el clásico de Dickens.



Este magistral largometraje contiene una escena estremecedora.Cuando en un cuarto cerrado,el grotesco abusón Bill Sikes mata a golpes a Nancy. Y el Pit-bull blanco y negro del asesino, aterrado llora lastimero,enérgico rasca la puerta con las patas delanteras,horrorizado por la brutalidad y fuera de control de su desalmado amo. Acto y escena seguida,el cruel,lleva al perro atado y desconfiado a la vera del río,lo ata a una piedra para disponerse a arrojarla al fondo,y no porque lo fuera a delatar,si no porque se veía reflejado en la mirada del cánido,como la bestia malnacida que era.El chucho en un descuido se escapa despavorido y la tensión acumulada se desvanece en un suspiro de alivio. Soberbio fragmento de una obra maestra del cine antiguo,como todo lo de época.

12 comentarios:

Adriana Paoletta dijo...

que tengas buenas noches!, gracias por la visita y espero que estés bien.Me encanta Dickens, lo leí de chica y luego lo retomé en la carrera de letras, gracias por recordármelo. cariños
adriana

Pep dijo...

... tiempos difíciles ...
Salud

el escríba dijo...

Tiempos difíciles! ..me recuerda a un tema de Ilegales. Thanks!

sandra rubio dijo...

que grande Dickens...

Me gustó su casita.
Gracias por visitarme.

Espero volver a leerte.

Besos.

Aitor Diaz Paredes dijo...

Algún día, cuando termine el curso y los exámenes, cogeré un tocho de libros y pelis y estaré apalancado en el sofá, actividad que sólo se verá interrumpida por la bici y la novia que no tengo ah, algún día jajajaj

Z E N dijo...

Precioso blog, gracias por su visita por casa.
Un abrazo.

zeta dijo...

He leído la obra, y a lo que te refieres es cuando matan a Nancy, muy buena escena igual para el libro, soberviamente narrada...Dejos gracias de que hació Dickens...Y no sé, la bruja sigue ahí, no creo que se la coman las termitas, dentro es carne, y las termitas no comen carne, a lo mucho la dejará sin árbol...Suerte, gracias por la visita...

Moïra dijo...

lo prometido.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Eso de que se veía en la mirada del perro reflejado, todo ese interior podrido, allí delante suyo en esos ojos.. es brutal¡¡¡ Eso sí, ya veo que cada uno se carga el espejo como mejor le viene, y sin remordimiento alguno, que para eso no tienen conciencia...
Bonita escena, tengo que volver a Dickens¡¡¡¡
Un besazo

Lilith dijo...

Estremecedor...

Aunque no creo que un asesino pueda verse jamás reflejado en los ojos de ningún animal. Los animales no tienen moral, no son buenos ni malos, son absolutamente libres de intereses secundarios, les mueve la sinceridad, lo simple, la esencia de las cosas, lo verdadero. Sólo las miradas humanas pueden llegar a ser turbias, sesgadas y llenas de misterios hostiles. La mirada de un animal es indescriptiblemente magnífica.

Dédalus dijo...

Pasé tanto miedo y lloré tanto, de pequeño, con Oliver Twist... Creo que fue una de las películas que marcaron mi infancia, y recuerdo perfectamente la escena que describes. Como bien comentas, "estremecedora"...

Saludos, Escriba.

mamapi dijo...

Los amantes del buen cines, estamos de luto.Ha fallecido sydney Pollack!!! Director de memorias de Africa,Tootsie, Danzad, danzad, malditos'entre otras maravillas....
Gracias por tu visita a mi modesto y reciente blog.
Besos de fin de semana